Métodos de crianza multilingüe

multilingüismo

En otro artículo escribí sobre  los beneficios del multilingüismo. Hoy quiero presentarte los principales métodos de crianza multilingüe para así poder profundizar un poco más en el tema para darte las herramientas teóricas que necesitas para saber la opinión de algunos expertos en el tema y tomar la decisión que se adecue más a tus circunstancias. Se trata de un tema controvertido y es necesario conocer al máximo para tomar la decisión más personal,  más adecuada y con más sentido para nuestra familia o contexto.

¿Qué tengo que hacer para facilitar el inglés a mis hijos o alumnos?

Los expertos aseguran que, hasta la edad de los 7 años, los niños y niñas tienen mucha más facilidad para aprender idiomas. A partir de esta edad esta capacidad va disminuyendo progresivamente y, antes de la pubertad se produce una caída repentina de esta habilidad.

Es muy importante, pues, exponer a los niños  a los idiomas que queremos que aprendan de manera natural. Es precisamente durante estas primeras edades cuando no deberán hacer ningún esfuerzo y tendrán más posibilidades de aprenderlos bien. Para ser más exactos, si queremos que nuestros hijos o hijas sean bilingües o multilingües, la estimulación temprana es clave: los estímulos auditivos, por ejemplo, pierden eficacia a medida que los niños crecen y es solo durante la primera infancia (el primer año de vida) que su capacidad para discriminar sonidos como los fonemas propios de otro idioma es infinita. Se trata de exponer a los niños y niñas a cuanta más inmersión mejor, puesto que no solo los fonemas son fáciles de adquirir, sino también las estructuras gramaticales y las «reglas» del idioma: todos están preparados para adquirir la lengua de forma natural. Eso NO significa que tengamos que forzar absolutamente nada. Creo que nuestra sociedad se ha convertido en un estrés constante que estamos dejando que afecte a los niños y niñas, y es  que los tratamos como pequeños adultos en potencia. Mi visión sobre el mundo del aprendizaje de lenguas extrajeras en edades tempranas se basa en una visión respetuosa con el ritmo de la infancia, lenta, calmada y llena de momentos compartidos con el adulto con el que los niños comparten un vínculo de amor y confianza.

 

Métodos de crianza o enseñanza bi/multilingüe 

Después de escribir otro  artículo del blog sobre las claves para introducir el inglés desde las primeras edades, intentaré concretar un poco más. En base a la categorización utilizada por Suzanne Barron-Houwaert (2004), podemos decir que existen 6 estrategias de uso de la lengua dentro del contexto familiar. Debemos tener en cuenta que las siguientes «etiquetas» se basan en familias que quieren que sus hijos hablen más de un idioma, generalmente, porqué los progenitores hablan idiomas distintos. Yo añado mis apuntes personales refiriéndome al aprendizaje del inglés en cada una de ellas:

 

  • Método OPOL: una persona, una lengua. Al asignar una lengua a una persona, este método reduce las posibilidades de mezclar lenguas. Los padres, al utilizar su lengua materna, dan un buen ejemplo lingüístico, puesto que las dominan a la perfección, al mismo tiempo que establecen una conexión emocional natural con sus hijos/as. Los expertos aseguran que la consistencia es clave, aunque cuando los niños/as llegan a una edad en la que ya no cometen errores gramaticales, los padres pueden ser más flexibles.  Normalmente, el método OPOL se aplica en los casos en que cada uno de los cónyuges habla su propio idioma con sus hijos. Para algunas parejas, esta es la única situación que conciben. Puede plantear un problema adicional si los padres no entienden el idioma de su pareja. Este método requiere que el hablante hable su propia lengua con el bebé desde su nacimiento. Un resultado muy habitual de este método es el de un niño que puede entender a la perfección dos idiomas pero que sólo habla la lengua de la comunidad en la que vive. Aunque les puede causar confusión al principio y pueden mezclar gramática y palabras al principio, terminan aprendiendo a mantener las dos lenguas «puras» cuando están entre monolingües. Aquí es importante potenciar la lengua minoritaria compensando la situación con inmersión con personas monolingües de ésta para que el niño se sienta motivado a hablarla. El progenitor que habla la lengua minoritaria (la que no existe en la comunidad) debe mantenerla siempre, aunque los hijos le respondan en la mayoritaria, ya que solo con escuchar, estarán aprendiendo de forma pasiva (los conocimientos pasivos de una lengua se convierten en activos cuando la inmersión entra en juego más adelante). En el caso del inglés, uno de los progenitores decidiría hablar solo inglés con sus hij@s.
  • Método «lengua minoritaria en casa». La familia elige utilizar solo una lengua en casa, la lengua minoritaria. Es la situación más común en dos tipos de familias: las familias en las que los padres hablan lenguas distintas y uno de ellos quiere reforzar la lengua de la pareja para equilibrar la influencia de la comunidad y a inmersión lingüística constante en esta comunidad ; o las familias en las que los padres tienen la misma lengua pero viven un un país donde se utiliza otra lengua.En el caso del inglés como lengua extranjera, los dos progenitores hablarían esta lengua con sus hij@s. crianza lenguas extranjeras
  • Estrategia trilingüe. Hay dos tipologías. La de los padres que hablan lenguas distintas y se trasladan a vivir a un país donde se habla una tercera lengua; y la de los padres que hablan lenguas distintas y además hablan una tercera lengua entre ellos (normalmente se trata de una lengua internacional, muy a menudo, del inglés). Para que los niños sean trilingües, el nivel de esta tercera lengua de los padres tiene que ser muy alto. No aplica a nuestro contexto.
  • Estrategia mixta. Muy utilizada por muchas familias. Muchas veces las familias viven en zonas bilingües. No lo recomendamos en el caso de una lengua extranjera.
  • Estrategia «Time and Place» (un momento, un lugar). A veces también se habla de Time and Place como si significara simplemente hablar la lengua minoritaria en casa. Este modelo es especialmente adecuado cuando la lengua minoritaria recibe poco o ningún apoyo dentro de la comunidad en cuestión. En el caso del inglés como lengua extranjera, esta estrategia requiere  control y organización, y si se fuerzan las cosas puede provocar  el rechazo del niño/a. Se trata de una estrategia muy positiva cuando los pequeños están más predispuestos a aceptar cambios o a descubrir cosas nuevas (vacaciones, actividades divertidas y regulares en esta lengua…). Es poco utilizada entre familias bilingües para potenciar una lengua de la familia, pero cada vez se utiliza más para incorporal una tercera lengua extranjera en el hogar. Más abajo verás que es la estrategia que yo recomiendo con el inglés en nuestro país, pero simplemente haciendo que los hij@s interaccionen en esta lengua en momentos y lugares concretos del día o la semana (no como lengua minoritaria en casa todo el día).
  • Estrategia artificial. Los padres hablan la misma lengua de la comunidad pero quieren que los hijos/as hablen otra lengua (clases particulares, aupair…). También se cataloga como Time and Place según el enfoque. Hay familias, por ejemplo, en las que los padres deciden que uno de ellos, si tiene el nivel suficiente, hable la segunda lengua con el sistema OPOL. Y así es como OPOL o Time and Place pueden ofrecer a familias la posibilidad de enseñar el inglés a sus hijos. Más abajo verás que yo recomiendo la estrategia artificial… a modo de Time and Place.

¿Existe la estrategia ideal? Mi visión sobre el tema.

Desde mi punto de vista, no existe la estrategia ideal y perfecta. Hay factores, circunstancias y contextos infinitos, y cada familia elige la estrategia que más les funciona. No me gusta hablar de métodos. Los métodos fáciles no existen. Esta palabra da la impresión de que hay una receta fácil para cualquier cosa, y no puede ser algo más alejado de la verdad. Además, considero que cualquier estrategia que elijamos tiene que priorizar los ritmos del niño o la niña y tiene que alejarse al máximo de cualquier actitud forzada e irrespetuosa con los tempos de la infancia.  Having said that, también tenemos que tener en cuenta  la motivación de los padres y el contexto (la lengua de la escuela y los amigos), puesto que son factores clave.

 

En nuestro caso, quería hablar  del caso de familias monolingües (o bilingües catalán-castellano, pero sin el inglés en casa) y estamos hablando de una lengua extranjera en nuestro país, lo más realista y fácilmente aplicable es el llamado «TIME AND PLACE» ( Si alguien de tu familia es nativo del inglés, ¡esto ya es otra historia!). Esto también se puede aplicar en la Etapa de Educación Infantil, si eres maestro/a. Considero que hablar principalmente nuestra lengua materna con nuestros hijos es una prioridad por muchas razones.

Se trata de hablar o interactuar en inglés durante momentos determinados del día y / o en espacios concretos. Quiero poner énfasis en el verbo «interactuar». Es el vínculo amoroso, la experiencia compartida y las miradas cómplices…lo que va a ser la base del aprendizaje de los más pequeños.  En otro artículo había dicho  que exponer a los niños el máximo de tiempo posible a la lengua extranjera es muy positivo. Lo es. Pero no es suficiente. El SINEWS Multilingual Therapy Institute afirma que para que el niño crezca dominando muy bien un idioma se le debe exponer de manera INTERACTIVA durante un mínimo del 20% de sus horas de vigilia. Y esto significa, básicamente, hablar y no dejar de hablar mientras interactúan con nosotros y dejando que ellos participen en las conversaciones (jugando, intercambiando frases u opiniones, cantando, leyendo cuentos …). Todo esto hace referencia al tiempo. Otro aspecto clave para que crezcan dominando este idioma como su idioma materno es ayudar a que los niños relacionen un lugar determinado con este idioma (por ejemplo, un Playgroup en inglés una tarde a la semana, tener un rincón de cuentos en inglés, etc).

 

Coiln Baker (2000) y George Saunders (1988)  afirman que para desarrollar el vocabulario, la pronunciación y la corrección gramatical, lo niños deben practicar la lengua en una variedad de contextos (no solo en casa), así como estar expuestos a variedad de recursos en esta lengua (canciones, películas, cuentos, libros…). La lengua debe ser vista como una herramienta para vivir experiencias estimulantes y divertidas (juegos, estancias lingüísticas a países o a lugares como restaurantes, librerías…). Es muy importante que la exposición a esta tercera lengua sea RICA.  Es importante subrayar que una pantalla o una película no van a sustituir nunca la interacción del mundo real. No digo que no pueda ayudar, pero en edades tempranas, el uso de pantallas debería ser el mínimo y, en todo caso, siempre tendría que estar acompañado de un adulto y debería respetar la esencia de la primera infancia: la lentitud, la no exposición a un exceso de estímulos, colores, rapidez…

 


 

A modo de resumen, hay dos factores fundamentales a la hora de introducir el inglés a los pequeños:

Haz que el inglés sea NECESARIO

  • Explícales por qué lo pueden necesitar, explícales que vivimos en un mundo donde no todo el mundo habla el mismo idioma. Parecen conceptos complejos pero los niños lo entienden a la perfección.
  • Ponlos en situaciones donde vean de primera mano los «por qué» del inglés. Lugares donde puedan hablar y conocer niños que lo hablen o que no hablen su lengua materna.
  • Viaja al extranjero e interactúa con personas de culturas diferentes.
  • Si tienes amigos fuera, haz Skypes o vídeo-llamadas con personas que viven fuera y con quien tus hijos / alumnos puedan hablar con ellas en inglés.
  • Anima a los niños a escribir y mantener el contacto con otros niños / alumnos de otros países (redes sociales, e-mail, postales …).
  • Sé un buen ejemplo para tus hij@s / alumn@s. ¡Ellos valoran y se asombran con lo que TU valoras y con lo que tu te asombras!

Haz que el inglés sea  DIVERTIDO:

  • Juega en inglés. Si a los niños ya les gusta jugar… Compartir tiempo de juego con los padres o madres es ya lo más. Si necesitas ideas aquí tienes algunos juegos worth checking. 
  • Lee en inglés. La lectura de cuentos es el método más eficaz para aprender inglés desde pequeños. ¿Por qué? Pues porque podemos interactuar con los niños. Ellos pueden participar, pueden señalar, pueden ver dibujos … Los libros pueden ser de las temáticas que más fascinan los pequeños. ¡Sabemos de primera mano de familias que han regalado un aprendizaje buenísimo del inglés sólo a través de cuentos! En este blog tienes muchísimas ideas de cuentos con mis comentarios sobre el tipo de inglés que trabajan.
  • Canta en inglés. Cantar en inglés conlleva muchos beneficios a la hora de adquirir un idioma y su pronunciación … Y razones te damos muchísimas en un un artículo previo . También te proporciono algunos materiales aquí.

 


 

¡Y hasta aquí! Esto es un pequeño marco teórico y personal para que tengas una guía a la que recurrir  si te gusta reflexionar sobre el aprendizaje de lenguas extranjeras durante los primeros años de vida. Tener todo esto en cuenta es clave para poder proporcionar un aprendizaje significativo del inglés a tus hijos o alumnos. Si te interesa esta temática puedes leer sobre los beneficios del multilingüismo en otro artículo. Seguiré publicando recursos prácticos para trabajar cada uno de los aspectos o actividades que hemos mencionado (juegos, canciones, rimas, actividades, recursos online …). ¡Nos vemos en las redes sociales! (FacebookTwitter). Ya sabes que si te suscribes al inicio de la página recibirás todos los artículos directamente en tu correo electrónico.

 


Bibliografía sobre el tema

Si te interesa leer sobre el tema y buscar algo ligero y bien resumido, te recomendamos una serie de libros muy «reader-friendly» sobre el tema. Hemos resumido algunas de sus ideas principales en este artículo:

 

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.